Cinco restaurantes que valen la pena en Salamanca

Son muchas las personas que, por su ubicación geográfica privilegiada, viajan a Salamanca bastante a menudo. La mayoría de ellas, probablemente, ya conocerán algunos de los recintos típicos donde se puede comer bien en la provincia pero, en este caso, queremos detenernos en varias de las más atractivas propuestas gastronómicas que han surgido a nivel local, para sumarlas a tus opciones.

Por supuesto, estamos hablando de establecimientos gastronómicos en los que la experiencia no pasa solamente por el paladar, así que te recomendamos que lleves tu cámara de fotos contigo. Luego, guarda las fotos de tu viaje en un álbum como éste para volver a verlas en el futuro.

Restaurantes que valen la pena en Salamanca

Bambú

Este clásico para tapear ha dejado de ser un punto de encuentro de quienes viven todo el año dentro de la provincia, para convertirse poco a poco en un espacio bullicioso en el que los viajeros quieren sentarse a descansar un momento, mientras prueban algunos de los mejores platos de su cocina.

Con cuatro décadas de servicio, se imponen en su menú las tapas y las brasas, aunque aquí nada es tan formal como en otras partes, y la calidad no se lleva en absoluto mal con el momento de ocio.

Mesón Cervantes

La tradición salmantina en cuanto a varias de las recetas más asociadas al arte culinario de la zona vive gracias al Mesón Cervantes, entre otros, que más allá del ambiente que le otorga su nombre, cuenta con una barra y una una espectacular terraza, con vistas a la Plaza Mayor de la ciudad.

¿Qué deberías probar sí o sí? Te recomendamos tanto las croquetas como los ibéricos.

La Viga

“El templo de la jeta” como lo conocen los vecinos, está abierto desde el año 1945, muy cerca de la famosa plaza de San Justo, y en su carta nos topamos con infinidad de tapas, entre las que, claro está, destaca la jeta, que consiste en careta de cerdo asada, de una crocancia muy marcada.

Otras preparaciones con carnes poco habituales, como los callos, los riñones, incluso los caracoles, los calamares y las rabas deberían estar contemplados en tu primera visita para comer en La Viga.

TAPAS 3.0

Unos años atrás, el bar Tapas 2.0 había conseguido conquistar a los salmantinos y a quienes estaban de paso por la localidad, y en esta evolución a Tapas 3.0 se han reinventado, proponiéndonos una exquisita carta de platos de mar y de tierra también.

Algunos de ellos son muy populares, de hecho, como el huevo a 63º, o las bravas picantísimas. Quienes se consideren entusiastas de las recetas poco comunes, deberían comenzar por aquí.

El Mesón de Gonzalo

No muy lejos de la Plaza Mayor, a la que regresaremos constantemente durante nuestra estadía, destaca El Mesón de Gonzalo, de actividad casi ininterrumpida durante más de medio siglo.

Su espíritu informal y la cocina a la vista explican muy bien por qué prácticamente nadie quiere irse de Salamanca sin antes tener frente a sí sus patatas bravas y, si son un poco más audaces, su oreja.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s